Las organizaciones de tecnología informática se están adentrando en una nueva era que gira en torno a la cloud computing. Las organizaciones de tecnología informática con perspectivas de futuro, que se enfrentan a cada vez más exigencias de las empresas, se están centrando más en facilitar un acceso a petición a los servicios informáticos y ofrecer resultados finales, que en adquirir y gestionar los sistemas. Junto con este cambio en las prioridades, los ejecutivos informáticos se están replanteando los antiguos enfoques a la prestación de servicios informáticos y están emprendiendo un camino hacia los entornos de cloud híbridos, públicos y privados.

Desde el punto de vista de Dell, la cloud representa la evolución natural de los centros de datos y el futuro de la prestación de servicios informáticos. Se trata de una estrategia que permite que su organización reinvente la forma en la que ofrece los servicios informáticos y vuelva a invertir en ellos, con el fin de mejorar los resultados empresariales.

Para sacarle el máximo provecho a esta nueva era para la tecnología informática, su organización debe poder acceder a soluciones seguras, flexibles y optimizadas que simplifican la integración, la configuración y la implementación de los servicios de cloud. Estos principios constituyen la base del enfoque de Dell con respecto a la cloud computing.

En el pasado, las organizaciones de tecnología informática se consideraban departamentos que prestaban asistencia a la empresa y sus usuarios, pero que no desempeñaban un papel fundamental en el éxito de esta. Actualmente, se ha invertido por completo esta visión de la propiedad de la información. En el mundo actual, impulsado por los datos y las interacciones digitales, la tecnología informática constituye la parte central de la empresa y se trata de un agente clave para el éxito de prácticamente todas las iniciativas empresariales.

Este cambio en la función y la importancia de la tecnología informática eleva el perfil del director de tecnología informática dentro de la empresa. Esto ocasiona ventajas y desventajas. Aunque es positivo que actualmente los directores generales reconozcan la importancia de la tecnología informática, los directores de este departamento se enfrentan ahora a una gran presión para responder más rápido a las necesidades empresariales y convertir a la tecnología informática en un factor que los diferencie de la competencia.

Los directores de tecnología informática que cuenten con una visión clara de una innovación en tecnología informática que permita que la empresa obtenga mejores resultados hallarán un público atento en los niveles más altos del negocio. La cloud computing encarna una parte esencial de esta visión.

La cloud representa la evolución natural de los centros de datos y el futuro de la prestación de servicios informáticos. Se trata de una estrategia que permite que su organización reinvente la forma en la que ofrece los servicios informáticos y vuelva a invertir en ellos, con el fin de mejorar los resultados empresariales.