|

Infraestructura compartida

La infraestructura compartida lo cambia todo.

Virtualización, cloud computing y aumento progresivo de los trabajadores móviles: estos son solo algunos de los imperativos en rápida evolución que marcan el presente de la tecnología informática. Somos conscientes del reto que supone verse obligado a integrar equipo antiguo —y ajustar la inversión— con las nuevas y urgentes exigencias de la era virtual. Los presupuestos rara vez se amplían y los plazos pocas veces se prorrogan. Sus efectos suelen tener como resultado una complejidad ineficiente que sale muy cara y aporta bien poco a su empresa. La infraestructura compartida ofrece una solución y una forma completamente nueva de concebir la tecnología informática.

La infraestructura compartida es, en la práctica, un diseño informático en el que los subsistemas y los componentes se pueden no solo compartir, sino también adaptar de forma gradual en función de las necesidades específicas. Genera una enorme potencia informática en formatos mucho más pequeños. Le ofrece mayor densidad y resistencia con menores gastos. Al asignar solo lo que necesita cuando lo necesita y al hacer converger los componentes de la infraestructura, obtiene lo siguiente:

Más opciones y menos complejidad
  • Simplifique las configuraciones y la administración de los centros de datos con funcionalidades avanzadas de supervisión, gestión y automatización de sistemas.
  • Consolide la conectividad en una relación de 8 a 1 y reduzca considerablemente los costes de las redes y la complejidad del cableado.
Tecnología informática del tamaño adecuado
  • Adapte rápidamente los recursos que precisan tanto las cargas de trabajo como su empresa y evite las interrupciones que hacen que su productividad se resienta.
  • Implemente un nivel sin precedentes de densidad de la infraestructura informática para dar paso a la prestación de más servicios con la utilización de menos recursos y compruebe como se reducen los costes generales.
La infraestructura justa
  • Adapte al milímetro, con la alimentación, el almacenamiento y la conectividad estrictamente necesarios para atender las necesidades de su carga de trabajo específica.
  • Ajuste la infraestructura a la carga de trabajo con bloques modulares de recursos informáticos que se implementan rápida y fácilmente.
  • Base el aprovisionamiento de recursos en un mayor grado de pormenorización para potenciar la eficiencia de dichos recursos y reducir, a su vez, el espacio que ocupa la infraestructura a niveles sin precedentes.
¿Desea obtener más información? Hable con un experto de Dell para saber cómo la infraestructura compartida puede cambiar el modo en que emplea la tecnología informática.
Habla con dell